Etiquetas

TÉCNICA (461) ECONOMÍA (320) POLÍTICA (281) SOCIEDAD (256) BIOLOGÍA (255) TRANSCENDENCIA (233)

miércoles, 11 de julio de 2012

Comentarios al artículo: "De la Eurozona al Eurocero" de Ramiro Pinto

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/de_la_eurozona_al_eurocero
Un amigo me comenta:
La tesis del autor del artículo es el derrumbe del actual modelo económico-productivo que se visualiza a través de los continuos síntomas que la crisis nos permite vislumbrar. Los analistas describen los síntomas y buscan recetas para paliarlos. Hasta ahora nadie se ha parado a analizar las causas de esta crisis. El autor afirma que la causa, a nivel mundial en los países ricos, es que la tecnología ha sustituido una gran parte del trabajo. Este es un fenómeno nuevo que define nuestra civilización, continua, y por lo tanto es necesario adaptarse. La solución que el articulista propone es olvidar el viejo concepto del dinero como un bien en si mismo y aceptar el nuevo concepto de que el dinero no es más que el mecanismo necesario para el intercambio de bienes. Y para ello lo que propone es poner más dinero en circulación y que sea este mecanismo que permita recaudar a los estados los impuestos necesarios para proceder a remunerar el trabajo y los servicios que este produce y que permita subvencionar a las personas que forman su comunidad con una renta básica que les permita la supervivencia. Para llegar a este cambio de modelo no hace falta poner a la tecnología como causa de la crisis del modelo, sino utilizarla como herramienta para hacer posible el funcionamiento del sistema propuesto, basado en el control de todo intercambio de bienes y servicios para gravar con la tasa impositiva sobre este, los ingresos del estado. Esto implica que el dinero, no solo deje de ser papel, sino que se convierta en una anotación en cuenta a nombre de cada individuo del estado, en un registro supranacional, para poder controlar todo cambio de titularidad y poder retraer la carga impositiva correspondiente. Este nuevo paradigma si es dar una vuelta al modelo operante en nuestros días. El trueque seria la única actividad que permitiría tener opacidad fiscal y solo podría realizarse en un entorno muy localizado con una sola vía de escape, el trafico de bienes y la movilidad de las personas proveedoras de servicios. En este paradigma, si quieres beber agua tienes que ir a la fuente, y cuidado, que la fuente no esta controlada fiscalmente. Para controlar este fraude, y dado el cambio de paradigma que pone foco en la persona y no en las cosas, y volviendo a usar la tecnología como solución, solo tenemos que tener identificados a los individuos en este gran hermano fiscal. Ramiro Pinto ofrece una solución que solo gracias a la tecnología que hoy disponemos podemos implementar. Los tecnólogos no queríamos crear la crisis, pero si teóricos como Ramiro encuentran salidas a los problemas que hemos creado, usando estas herramientas que también conocemos, poniéndolas a su servicio, podemos salir de la crisis.
Otro amigo me comenta:
El artículo me parece interesante en algún aspecto pero farragoso y confuso. La conclusión que me ha parecido más interesante y con la que coincido plenamente es que hay que gravar fiscalmente la economía especulativa, precisamente porque se ha “comido” literalmente a la economía productiva y hace que el valor de las cosas se desvirtúe enormemente, y luego vienen las burbujas. Hoy la bolsa es más un “casino financiero” que una institución en la que se financian las empresas en función de su valor real por patrimonio, fondo de comercio, fondos propios etc… . Además la economía productiva genera bienes, empleo, impuestos en cascada y en definitiva riqueza común. La especulativa no genera riqueza más que para el especulador y eso además a partir del empobrecimiento de otros. Yo no estoy contra la posibilidad de especular, vivimos en un mundo libre, pero debería tener una carga fiscal “muy potente” que permitiera redistribuir socialmente ese dinero fácil y estéril de la especulación, y además acotar de alguna manera sus negativos efectos sobre la transparencia de los mercados.
Otro amigo, también, me comenta:
Me ha parecido muy interesante la versión económica que da este artículo. Hay algo (bastante) de dogmático con lo de la Renta Básica, pero la situación actual parece darle bastante la razón. Es sin duda polémico, pero no está exento de realidades objetivas muy importantes respecto de la fiscalidad y del empleo.
Las bolsas, los mercados "financieros" y otros tinglados al uso son auténticos casinos, y no hacen más que dañar la economía productiva.
Los impuestos a los resultados de la economía especulativa pura tendrían que ser similares a los que hay para el juego, loterías, etc. No estaría de más que fuera un tipo general superior a un 60 %. Es cierto, y no lo aparenta a primera vista, la equidad en los impuestos tipo IVA. Son muy poco eficientes, e incluso perniciosos, los impuestos tipo IRPF con finalidad redistributiva. La redistribución ha de venir por dos fuentes muy claras; la primera, por la igualdad de oportunidades. La segunda, por el aumento de producción y productividad por eficiencia. La redistribución igualitaria no es un criterio eficiente, pues no se premia ninguna acción por incremento de producción, lo que desincentiva a los que desean esforzarse para progresar.

Y vosotros ¿Qué me podéis decir?

No hay comentarios: