Etiquetas

TÉCNICA (461) ECONOMÍA (320) POLÍTICA (281) SOCIEDAD (256) BIOLOGÍA (255) TRANSCENDENCIA (233)

martes, 1 de octubre de 2013

RESULTADO ENCUESTA ¿Qué opináis? . Licitación de Obras Públicas a la Oferta más económica


RESULTADO ENCUESTA  ¿Qué opináis? . Licitación de Obras Públicas a la Oferta más económica




Mis amigos/compañeros, expertos en la temática, me indican lo siguiente (y se agradece que compartan sus experiencias):



A) En principio, buscar la economía y que se establezca una sana competencia por ello, no es malo, al contrario.


No obstante, muchas ofertas carecen del más mínimo rigor y evidencian que se les ha dedicado muy poco tiempo a su estudio.


Esto suele traer grandes problemas con la obra adjudicada, pues un empresario que trata así la oferta, imagina cómo va a tratar la obra: se inventan problemas imaginarios, interponen excusas peregrinas, cuando no media la amenaza solapada.


La única salida es la resolución del contrato, cuanto antes mejor y sin mediar mutuo acuerdo.
Evidentemente es un grave trastorno y el contratista lo sabe, pero esto no debe hacernos dudar.
Para mí algo que puede ayudar es plantear una baja temeraria a partir de la media más cinco puntos porcentuales y
exigir una justificación de la baja temeraria. En dicha justificación podrá apreciarse bien si la oferta tiene fundamento o no.



B) Es importante que sea la oferta económica, pero que tenga el contratista adecuada reputación y profesionalidad
para hacer la obra, y que quede todo suficientemente claro para que la obra quede bien hecha.




C) En Contratación de una Dirección General de un Ministerio XXX de España durante doce años
(en los años de gran inversión en infraestructuras) el sistema de adjudicación no era el de subasta sino el de
concurso-subasta en el que se tenía en cuenta la  oferta técnica, NUNCA SE DABA AL MÁS BARATO.


La conclusión  de estos años es que se contrataba siempre a los mismos grupos empresariales:
DRAGADOS-TECSA, COMSA,ACCIONA ,OHL y poco más.


Se aplicaba siempre el sistema del reparto MISTERIOSO, las obras siempre al final eran mucho más caras que las proyectadas, entre modificados, obras complementarias y liquidación y la calidad deficiente en la mayoría de los casos.
El dinero y el servicio a  los contribuyentes es lo que menos valor tenía. EXPLICACION: VER BARCENAS-GURTEL.



D) Estoy en principio de acuerdo con la adjudicación a la oferta más económica, siempre que la Administración esté dispuesta a hacer que se cumplan los Pliegos y a no admitir el fraude generalizado de los modificados.


Con esta exigencia se acabarían las bajas temerarias y se favorecería a aquellas empresas que tuvieran menos gastos de estructura y menos gastos en sobornos y mostraran ventajas en innovación y localización, que es la forma de que una proposición económica, sin trampas, pueda ganar en un concurso a la baja.


Eso se hace en muchos países serios. En Estados Unidos suele resultar difícil que una obra pública convencional, la realice una empresa que no esté radicada en las proximidades del lugar de construcción.
Lo que ocurre ahora, especialmente con las grandes obras, es que se contratan con una baja objetivamente temeraria, se aceptan modificados que  son una estafa a la sociedad y a los redactores del proyecto base de licitación, y se terminan haciendo grandes chapuzas. La calidad no la garantiza la gran empresa, que es una oficina de contratación de empresas y autónomos, que son los que finalmente realizan la obra.
Insisto en que el secreto está en exigir el cumplimiento de los pliegos y en la no admisión de modificados que no estén absolutamente justificados. El problema es que los grandes contratistas tienen corrompidos a los políticos y los políticos amenazados a los funcionarios.
¿ Cree alguien además que las contrataciones de grandes obras son limpias?. Por eso cuanto más barato mejor.
Nos van a estafar, pero menos. Al final el resultado no variará mientras siga habiendo corrupción: será malo, feo y caro siempre.
E) Creo que el sistema más limpio es el de subasta. Se debe ser restrictivo con la temeridad y aplicarla sin excepciones. Nosotros siendo primeros no temerarios, hemos perdido un concurso este año en que el primero era una empresa puntera que no estaba en baja temeraria sino temible.
Los límites de temeridad deberían ser los mismos en todos los organismos (baja media + 5% por ejemplo).


La primera obra en la que empecé a trabajar fue una subasta del Ministerio de Fomento de un puente. En el estudio de la subasta se pensó en cambiar la cimentación en el río que venía con un bosque de pilotes circulares por elementos pantalla.
La obra se cogió, se recalculo, aprobaron el modificado y se defendió económicamente con la variante de cimentación estudiada, sin ninguna disminución de calidad (este puente tiene 30 años y sigue en pie).


El problema de hoy día es que las subasta se ofertan por estadística, con unos riesgos descomunales, con poco contenido técnico de variantes, mejoras, optimizaciones, etc… y por un generación de ingenieros que se han dedicado a la gestión y no a la técnica y así nos va como nos va.


Las obras que tienen puntuaciones correspondientes a un juicio de valor, suelen prestarse manipulaciones.


Me comentaba un compañero que la puntuación técnica de ciertas obras las hacían en una hoja de cálculo fácilmente modificable, de forma que la final salían los que debían salir aplicando el correspondiente coeficiente.


Tenían un criterio primordial, no dejar a nadie por debajo del umbral mínimo técnico, para evitarse reclamaciones.


Afortunadamente hoy hay muchos organismos en que la oferta económica es de tipo lineal con un 80% de peso
de la parte económica y un 20% de la parte la técnica, con lo que parecen unos criterios poco manipulables
y que creo que sería otra opción adecuada y que da opciones a las empresas que no “se mueven” en ciertos niveles.


F) Es como resolver el problema del huevo o la gallina .


Están implicados multiples elementos que forman parte de la macro economía, las políticas sociales,la financiación de Partidos Políticos, las corrupciones individuales, en fin múltiples elementos que si se quisiera resolver provocarían unas afecciones graves al sistema. Por eso no se corrigen y se sigue adelante con algunos capones de Bruselas .


Son pues muchos intereses en juego .


Lo ideal seria primero dividir las contrataciones en 3 tipos:
* Obras con diseño público y presupuesto público
* Obras con diseño privado y presupuesto público y
* Obras con diseño privado y presupuesto privado


Cada una de estas categorías deben tener su particularidades en cuanto a cuantificación del presupuesto.


Además es necesario que se cumpla las leyes de ejecución propia y subcontratación.
Desde luego con una legislación aún anclada en el XIX  es imposible ser competitivos en construcciones del siglo XXI.


Lo que ha permitido salir al extranjero como admiración en la construcción de túneles es fruto de la implicación de
una sóla persona y su empecinamiento en utilizar T.B.M. Tunnel Boring Machine, y no la visión del sector.



G) MY ABUELA decía que el dinero del  pobre va dos veces a la plaza, es decir que con mentalidad de pobre se gasta más .

Las obras hay que adjudicarlas al mas capacitado tanto económicamente como técnicamente y como gestor adecuado se necesita primero tener un buen proyecto, bien concebido y bien valorado. 

Nada de indicaciones del jefe a su vez influido por el técnico-político comisario de turno.

Con esto se licita según el volumen a determinadas empresas clasificadas realmente por medios, volúmenes, especializaciones, auditorias independientes técnico-calidad, localización, medios propios, experiencias anteriores, opiniones subjetivas de los técnicos implicados.

Por ultimo subasta al más próximo al medio de las presentadas, con posibilidad del 50% del ahorro para la administración y la empresa por modificaciones de proyecto aprobadas por departamentos técnicos especializados independientes .


******************************************************************************************************************************************


Estoy en estos momentos reflexionando sobre las implicaciones,


en la Licitación de Obras Públicas en las Empresas Públicas a Adjudicatarios Privados


a la Oferta más Económica


Me temo que la calidad de la obra se puede resentir y el dinero de los contribuyentes podrá también dirigirse
a las empresas privadas que bajen los costes de las unidades imprudentemente y que al final lo que debía ser
bueno, bonito y barato, pase a ser malo, feo y caro.


Pero vuestra opinión me interesa y también compartir experiencias de todos los amigos/compañeros
(además este es un problema real/potencial para muchos de nosotros)


¿Qué implicaciones tiene para un Técnico que el Departamento de Contratación de su Empresa
decida contratar con el Contratista Más Barato y Más Económico (presuntamente)?


******************************************************************************************************************************************

No hay comentarios: